Momentos de soledad


No sé si es un momento de debilidad o sensibilidad pero definitivamente es uno de reflexión sobre un tema que experimentamos todos de una u otra forma, en el cual considero que dependerá de nuestra preparación, madurez y condición la que nos ayudará a sobrellevar de mejor manera momentos de soledad.

¿Pero hablar de soledad en un mundo cada vez mas interconectado, en el cual en poco tiempo hasta los equipos electrónicos de uso doméstico interactuarán con nosotros, pareciera difícil? Entonces ¿a que soledad me refiero? No a esos momentos que buscamos para alejarnos del ruido, de situaciones o personas que nos acongojan por su comportamiento, para una merecida siesta, para meditar, efectuar un ritual, para escribir un post como este o para realizar una actividad que requiera mayor concentración como es el estudio.

Tampoco me refiero a esos momentos más simples y a su vez complejos, en los cuales a pesar de estar rodeados de personas se experimenta soledad, una soledad que es provocada por muchas razones inclusive coyunturales al entorno en que se encuentre, ocasionada como por ejemplo por diferentes formas de pensamiento, teniendo que adoptar comportamientos o posturas, como el ser pacientes sin participación alguna.

En lo personal, salvo que las personas que me conocen tengan una apreciación diferente, considero que aunque puede resultar incómodo situaciones como la que mencione suele hacérselas llevaderas, por repetitivas que puedan suscitarse. En otro sentido, disfruto más bien de momentos de soledad, al punto de parecer contemplativos.

Pero la motivación real de este post es producto de la lectura de un artículo basado en un estudio aun sin publicar por académicos de la Universidad Adolfo Ibáñez sobre las diferencias entre estar solo y sentirse solo, el mismo que hace perder relevancia a lo expuesto, sobre todo a mí.

En este artículo denominado "Tiempos de soledad" además de explicarnos brevemente sobre estilos de vida que nos conllevan a experimentar esos estados o emociones de soledad, recoge algunos casos reales donde se evidencia esos tiempos de soledad que experimentamos los seres humanos de los cuales a veces por no haberlos vivido aun, no significa que posiblemente no se suscitaran en el futuro y precisamente ahí radica su valor, el hacernos un poco más conscientes de diferentes realidades.

Como mencione al inicio de este post, definitivamente fue un momento de profunda reflexión emotiva, la lectura de esos casos, que si somos sinceros realmente no son ajenos a nuestro conocimiento, pero salvo algunos pocos, solemos olvidarnos con rapidez sin haber concientizado lo suficiente sobre los mismos. Mas bien vale reflexionar y meditar como afrontaria uno tiempos similares.

El articulo hace referencia a algunas historias de la realidad humana sobre cómo se vive la soledad, producto de la ausencia, la tradición, la enfermedad, la pérdida, la inmigración.

¿Cómo vive usted su soledad?




Comentarios

Entradas Populares