LOS ACAPARADORES ¿Es uno de ellos?

Si le preguntara si es un acaparador ¿Podría reconocerlo? Es probable que no esté consciente que lo sea. En caso de tener dudas respecto del término “acaparador” haré referencias a unas expresiones que probablemente haya escuchado, con la finalidad de ir esclareciendo su significado y la implicación de ser uno:

“No seas tan acaparador con la comida. Deja un poco para el resto de nosotros.”
“No seas acaparador y comparte la botella.”
“Ella es una acaparadora. No esperes que comparta sus cosas contigo.”
"No seas acaparador y deja que los demás también nos encarguemos de algo."


Sumado a estas expresiones, ademas de las que haya escuchado por experiencia propia y el siguiente significado, quedaría claro que ser acaparador es la persona: 
 
“Que acapara, disfruta o se apropia de todo o la mayor parte de una cosa”.

En la sociedad, encontramos personas que tienen una tendencia a ser acaparador. Comienzan con acaparar objetos, alimentos, dinero, y cuando no es suficiente van tras el poder y control sobre los demás. Este tipo de conducta es mas frecuente de lo que cree en diferentes ámbitos o espacios de la vida, como el personal o el laboral, cuando un profesional con un liderazgo evidente, se convierte en un líder acaparador, reservándose la aportación de ideas exclusivamente para él sin considerar la opinión de los demás.

Esta conducta humana de acaparar, ocasionalmente, es como resultado de un mecanismo de autoprotección al que recurrimos todos en situaciones de incertidumbre o la posible carencia de algo ante un evento climático, de salud, económico, bélico, etc. que nos afecte temporalmente.

El ser acaparador también puede tener diversas causas, que a menudo están relacionadas con factores psicológicos y emocionales. Algunas posibles causas incluyen el miedo a la escasez, la ansiedad, la inseguridad, la necesidad de tener control o la falta de habilidades para tomar decisiones adecuadas.

Lo curioso de este comportamiento es el no ser exclusivo de las personas, sino también de las empresas inclusive de países. A nivel de empresas y de países también se recurre el acaparamiento, siendo éste de mercados o de tierras, al cual se le conoce como "Land Grabbing", pero para el presente post nos enfocaremos sólo en las personas, que al fin y al cabo son las que dirigen los mismos.

Para simplificar su comprensión lo podríamos clasificar, según sus características y motivaciones en el acaparador clásico, acaparador animal, acaparador político y acaparador digital inicialmente.
  • Acaparador clásico: Estas personas tienen una compulsión por acumular y retener cosas, independientemente de su valor o utilidad. El acaparamiento puede manifestarse en diferentes formas, como la acumulación excesiva de objetos, alimentos, dinero o incluso poder.
  • Acaparador animal: Es el que acumula un gran número de animales en su casa o en algún predio, preferentemente perros y gatos, de una manera exagerada que supera sus posibilidades físicas, económicas y afectivas no pudiendo proporcionarles la atención y los cuidados básicos. Se lo ha denominado también como el "Síndrome de Noe" o el síndrome de Diógenes con animales.
  • Acaparador político: En el ámbito político son las personas que se aprovechan de su poder y posición para beneficiarse personalmente. Buscan acumular riqueza, influencia y control sin importarles el bienestar de la sociedad que se supone deben representar y servir.
Su objetivo principal es enriquecerse a sí mismos y a su círculo cercano, utilizando su posición para obtener ventajas económicas, socavando la confianza en las instituciones y obstaculizando el crecimiento económico y social de su comunidad o del país.
  • Acaparador digital: Con un mundo cada vez más digitalizado, el acaparamiento se produce con el almacenamiento excesivo de datos, mails, archivos, fotografías, videos y aplicaciones en sus dispositivos electrónicos, ya sean estos móviles, tablets o computadores, que no siempre necesitan pudiendo inclusive afectar su productividad o seguridad.
Obviamente el acaparamiento, como todo comportamiento negativo del ser humano, tiene consecuencias tanto para los acaparadores como para su entorno, por eso es importante reconocerlo y darle el tratamiento adecuado.
  • A nivel personal, puede generar estrés, aislamiento social y dificultades para disfrutar de una vida equilibrada.
  • A nivel social, puede contribuir a la desigualdad, el desperdicio de recursos, impacto en medio ambiente y la dificultad para satisfacer las necesidades básicas de la comunidad.
  • A nivel político, representan una amenaza para el desarrollo, la justicia y la democracia en cualquier sociedad, socava la confianza en las instituciones ademas de obstaculizar el crecimiento económico y social.
  • A nivel digital, puede  afectar la productividad por el excesivo almacenamiento de información digital, mayor riesgos de ciberataques para las empresas o instituciones, provocando pérdida o robo de información.
Después de lo brevemente expuesto y teniendo en cuenta los diferentes matices que puede tener ésta conducta humana, que también se ve reflejada en el mundo animal. ¿Se identifica con alguno? ¿A lo mejor conoce alguno?

Comentarios

Entradas Populares